viernes, 25 de mayo de 2012

Camino a Santiago. Dia 0

Estoy en el metro, parada de la Verneda, a cinco de la que tengo que bajar. Allí me esperan Nuria y Belen, haremos tiempo, más bien poco, y cogeremos el autobús que nos llevará a la estación de Sants para coger el tren rumbo a Ponferrada

Ha sido y esta siendo un dia completo y ameno; a las 8 me he acordado que esta semana me tocaba fregar la escalera del bloque y la he tenido que hacer deprisa y corriendo ( suerte que solo hay dos pisos)

Una vez acabadas mis obligaciones me he ido con la Monica a entrenar a la playa, hoy tocaba Running. Después de varios días hace un sol magnifico, como si hubiera salido a propósito para que cargara baterías para poder afrontar la semana de viaje que me espera. Al acabar, nos quedamos un buen rato hablando del camino, de las amistades, del triatlón, del trabajo...

Nos despedimos y voy para casa, cuando llego tengo grandes tentaciones de coger la toalla e ir a la playa, me lo pide el cuerpo. Pero no, acabo de arreglar el piso, me ducho y voy a comer a casa mis padres... Les tengo que chinchar un poco, que estaré una semana sin verlos!

Mi intención era, esta vez si, ir a la playa pero fue acabar el postre y Morfeo ( el dios del sueño, no el de Matrix) me obliga a ir a la cama. Mi madre, al poco rato me dice adiós para irse a trabajar... Me cuesta articular palabra, estoy KO.



Ya hace rato que estoy en el tren, son las 22:45, Pedro ya ha marcado el segundo gol y ya se ha hecho de noche en el tren... Han apagado las luces. Nuria y Belen se ponen a dormir y yo aprovecho para seguir escribiendo.

Hemos cogido billete de asiento y como no, mi reposapiés es justo el que no funciona. Se lo digo a la azafata y esta llama al mecánico que me lo arregla. Por un momento me hacen dudar, los dos tienen una pinta de nórdicos de pura zepa, no sabia ya si estaba en un Talgo o en un tren Austriaco.

Al cabo del rato la azafata me trae una manta para dormir y aun precintada en plástico.... Está mojada!!! La verdad, si en una hora ya me he encontrado con un reposapiés defectuoso y una manta húmeda me da miedo pensar que será lo siguiente... Me veo durmiendo en camas rotas y con chinches a días alternos!!! Jejejeje

Bien, mejor que vaya cerrando ya, mañana llegamos a las 6, pillamos un taxi hasta O'cebreiro y comenzamos a caminar. Mejor que este descansado.